“NUNCA MAS, PERO NUNCA MENOS QUE TODO EL PESO DE LA LEY”

Quise expresar con el diseño de la simbología del frontis de este portal, toda la experiencia de haber vivido esta historia de terror, secuestro y torturas en carne propia, y también la de otros miles y miles de muertos y desaparecidos durante los años de terror y muerte que nos tocó vivir, y que dolorosamente conocemos.

Estas imágenes están elegidas y pensadas expresivamente como un mensaje de un mural testimonial, con muy dolorosas vivencias propias y compartiendo las desgarradoras del gran maestro Carlos Alonso, a quien agradezco permitirme acompañarlo en el dolor expresado en sus obras, como un homenaje de alguien que las vivió tal como él "las pinta" en su serie "Manos Anónimas", en la que transmite, atravesado por el dolor de la sangre, pintando la serie del terror y muerte con sus venas abiertas como pinceles y con "su propia sangre", pidiéndole a la Justicia a través de la desgarradora imagen de su hija desaparecida, "vendada" y sangrante, el No te vendas. Un desgarrador y certero mensaje de clamor al cielo y a la Justicia.

A esa Justicia "vendada" que no ve lo que no quiere ver, salvo honrosas excepciones como la Corte Suprema y la gran mayoría de las cámaras, pero no así entre los jueces, muchos de ellos dignos y probos, pero no para otros para quienes su justicia esta "vendada y vendida" a manos de los civiles que lucraron con la sangre de las víctimas de la dictadura, apropiándose a mansalva de vidas y de bienes, comandados en una asociación ilícita por el "Joe" Martínez de Hoz y sus Chicago Boys" con Alejandro Reynal a la cabeza como cajero, cuyo jefe -como un sanguinario titiritero- manejó -así- a los militares como mano de obra criminal financiada por el Estado para la destrucción y el saqueo del país y su gente.

Argentina sólo se podrá reconstruir institucionalmente con una autentica Justicia independiente, en la que todos seamos iguales ante la ley.

 



Noticias Relacionadas