“ME TORTURARON POR JUDIO Y PERONISTA” CONFESIONES DE UN BANQUERO. LA CRUZ DE EDUARDO SAIEGH

El artículo que se reproduce a continuación fue publicado en el diario La Razón, el 9 de octubre de 1991, y por su vigencia en relación a la causa reproducimos a continuación.

Las heridas del Proceso no cierran para muchos argentinos perseguidos. Uno de ellos, Eduardo Saiegh, perdió su Banco y recibió torturas, según denuncia, por mandato de las autoridades económicas de la dictadura. Extorsión, crueldad y antisemitismo en un relato que bien parece extraído de un best-seller.

Protagonista de una historia digna de haber sido imaginada por Sidney Sheldon y con algo de ribetes kafkianos, donde los intereses económicos se entrecruzan con las pujas políticas y judiciales, Eduardo Saiegh, (54 años, arquitecto, dueño de una empresa constructora y ex banquero), todavía lucha por ver en la cárcel, a quien presuntamente hace 11 años, le arrebató el banco y lo empujó hacia la detención y la tortura.

La historia puede sintetizarse así: En 1975 fundó el Banco Latinoamericano hasta que en 1980 el vicepresidente del Banco Central, Alejandro Reynal, responsable de la liquidación de 60 entidades financieras, lo obligó a cerrarlo. Allí comenzó una historia que finalmente culminó en Tribunales con una querella de Saiegh a Reynal.

La semana pasada, después de varios años, el Juez Martín Irurzun dictó la prisión preventiva al ex funcionario del Banco Central. Saiegh estuvo preso antes que le liquidaran el Banco y asegura haber sido torturado y compelido a suicidarse. Acusa a Reynal de persecución, porque el Latinoamericano era el único acreedor de Austral Líneas Aéreas, propiedad de un primo suyo. Algunos sostienen, aunque no pueden probarlo, que el banco de Saiegh manejaba fondos de los Montoneros, por eso fue perseguido por el Proceso. A continuación, la charla con EXTRA:

- ¿Es incompatible ser judío y peronista?

- No, para nada, ¿cómo va a ser incompatible si es una condición característica de los dos que hemos sido perseguidos? Los peronistas fuimos perseguidos y los judíos también, yo creo que el hilo conductor es bastante profundo.

- Alejandro Reynal asegura tener amigos judíos.

- Esto es como los fantasmas, parece que no existen, pero que los hay, los hay. Me causó mucha gracia cuando en un reportaje aseguró tener amigos judíos, esto es como aquel chiste que dice: “Yo no soy antisemita, tengo un amigo judío”.

- Usted y Reynal disentían permanentemente, sin embargo los dos querían desprenderse del Banco Latinoamericano. El quería liquidarlo y usted venderlo.

- Claro, había una motivación muy de fondo en la liquidación, yo traje a la Argentina al primer comprador para mi banco, que era el Credit Lyonnais, y me soplaron la dama. Me secuestraron durante 7 días y mientras estuve preso, desviaron al comprador de mi banco al banco Torquinst con el cual se realiza la operación. Por otra parte están las declaraciones judiciales del representante del Credit Lyonnais en la Argentina, donde ellos dicen concretamente en el juzgado que venían a comprar el Latinoamericano y que el señor Reynal los desvió para comprar el Torquinst. Más pruebas imposible.

- Pero no queda claro por qué quería vender el Banco, si según usted ha dicho era económicamente sano.

- Yo no vendía la totalidad del Banco, yo les vendía a los franceses primero el 60%, porque necesitaba tener un socio fuerte porque en ese momento se vino un cimbronazo que ocasionó la caída de varios bancos. Entonces tenía que solidificar mi posición. Cuando salgo en libertad Reynal exige mi renuncia y que me desapodere del paquete accionario. Ahí se inició la extorsión. Después consigo dos compradores más, uno era uruguayo que contaba con la auditoría de Price Waterhouse y el otro el grupo de Alfredo Concepción.

- ¿Porqué habiendo compradores para el Banco Reynal, le pide la liquidación?

- La razón es que en agosto del 80 se había estatizado Austral Líneas Aéreas y el único acreedor era mi banco y esto consta en las cartas que le dirige Austral al Ministro Martínez de Hoz. Nos debían como 6 o 7 millones de dólares, entonces si alguien compraba el banco le iba a exigir a Austral que cancelara esa cuenta, pero como Austral no lo podía cancelar se anulaba la estatización y frente a una deuda que había contraído el estado de 200 millones de dólares con la estatización de Austral, los accionistas de la empresa aérea iban a tener que poner esa plata que no la tenían y la única forma de evitar todo esto era liquidar el Latinoamericano, para que las dos cuentas se confundieran en el Estado. ¿Cuál era el móvil de todo esto? William Reynal primo de Alejandro, era el dueño de Austral.

- Creo que Reynal no opina no lo mismo, ya que asegura que su banco tenía una mala situación financiera y las violaciones a las normas eran muchas.

- Lo único que le puedo contestar a Reynal es que existen en la causa penal la constancia del propio Banco Central que al 30 de octubre del 80, momento de mi desaparición, el Banco Latinoamericano estaba perfectamente encuadrado dentro de todas las relaciones técnicas.

- ¿Usted por qué no fue procesado cuando le liquidaron el Banco?

- Porque investigaron mi Banco y nunca encontraron un acto doloso.

- Su relación con Reynal anterior al problema del banco ¿cómo era?

- Mala, hasta me hizo perder una licitación que había ganado en Yacyretá.

- ¿Pero por qué lo perseguía tanto?

- ¿Sabe lo que es en el Establishment, ser judío, peronista y banquero?

- ¿Saiegh cómo hizo para ganar tanto dinero?

- Yo trabajo desde los 16 años, soy arquitecto y empresario. He ganado mucho.

- ¿Cómo fue su detención?

- Yo estuve preso en el Departamento de Policía como desaparecido durante 7 días. Allí se rompieron las barreras de la condición humana, fui golpeado, picaneado y finalmente pusieron un revolver arriba de una mesa y me dijeron “turco, liquidate que te va a salir más barato”. En ningún momento me tomó declaración un Juez, porque la orden de detención la dio Harguindeguy.



Noticias Relacionadas