ENTRETELONES DE LA ESTATIZACION DE AUSTRAL

Bajo el título 'Entretelones de la estatización de la empresa Austral', el diario La Voz, en su edición del 28 de julio de 1980, destaca la "estrecha amistad existente entre José Alfredo Martínez de Hoz y William Reynal.

-No te preocupes, Willy, Walter ya está en antecedentes del caso y estudia posibles alternativas.

-Gracias, Joe, entonces me pongo en contacto con él.

Más allá de la exactitud de la reconstrucción del diálogo entre José Alfredo Martínez de Hoz (el superministro de la dictadura) y William Reynal (el último titular del directorio de Líneas Aéreas Austral SA., antes de su estatización, para el diario La Voz "siempre hubo una estrecha amistad entre ellos".

Relación que fue utilizada en este caso también por Guillermo Walter Klein, que hizo uso de su "puesto en la estructura del Estado para solucionar los problemas de los clientes de su estudio y ayudó a sortear los escollos que pudieran aparecer en el camino de las empresas de los principales grupos económicos de la oligarquía", detalló La Voz.

En el caso de Austral, el entonces matutino explicó que antes de su estatización conseguir un comprador privado después que una maniobra que transformó al Estado "en el principal deudor de una empresa (como Austral) de la que había sido acreedor fundamental".

Según la información vertida por La Voz, "un grupo económico que opera en el área automotriz a través de su sociedad con capitales europeos tuvo una opción de compra en condiciones claramente perjudiciales para los intereses nacionales…"

Los trascendidos de la época aseguran "que figuras vinculadas a los sectores nacionalistas de la Fuerza Aérea lograron impedir el negociado".

Al respecto esta información puede complementarse con lo aseverado por el entonces jefe de la Fuerza Aérea, brigadier general Augusto Hughes, quien reconoció que el gobierno de la dictadura cívico-militar tuvo temas perfectamente identificados como de corrupción o deshonestidades administrativas entre los que incluyó la liquidación del Banco Latinoamericano.

En un artículo publicado en el diario La Nación del 23 de diciembre de 1982, Hughes reconoció, en conferencia de prensa, que la liquidación del Banco Latinoamericano tuvo serias irregularidades. (Ver EL BRIGADIER HUGHES RECONOCIO LA LIQUIDACION DEL BLA COMO UN CASO DE CORRUPCION ADMINISTRATIVA)

Pero Reynal no estaba solo en este intento fraudulento de operación comercial. Según La Voz, los propietarios del capital de Austral al momento de ser transferida al Estado, eran:

William Reynal, 36,84%; Makin S.A., 35%; Sociedad Anónima Importadora y Exportadora de la Patagonia (perteneciente al grupo Menéndez Behety), 11,29%; Eduardo Braun Cantilo (del grupo Braun Menéndez), 9,03%, la Constructora Servente (de Roberto Servente) 1% y "Varios" disponían del restante 6,84%.

Dichas acciones de Makin eran las que se encontraban caucionadas en el tesoro del BLA en garantía del préstamo a Austral Líneas Aéreas, el verdadero motivo del robo del Banco.



Noticias Relacionadas