EL SUBSECRETARIO DE DDHH, LUIS ALEN, AFIRMO QUE “LOS CRIMENES LESA HUMANIDAD Y LOS DELITOS ECONOMICOS SON LA ESENCIA DE LA DICTADURA CIVICO-MILITAR”

El subsecretario de Protección de Derechos Humanos, Luis Alén, declaró a los medios, el 23 de enero de 2012, que los casos en los que se unen crímenes de lesa humanidad y los delitos económicos "hacen a la misma esencia de la dictadura cívico-militar", y señaló la venta irregular de Papel Prensa como "caso testigo" de la complicidad de civiles con el gobierno militar.

Para el funcionario nacional, con la reapertura de las causas por violaciones a los derechos humanos impulsada por el ex presidente Néstor Kirchner se inició una "primera etapa" en el proceso de memoria, verdad y justicia que, no sin dificultades, permitió desde el 2008 se agregue la responsabilidad de civiles en el Terrorismo de Estado".

"Con la anulación de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final son juzgados los integrantes de las fuerzas armadas y de seguridad por ser responsables directos. Y ahora, con la multiplicación de los juicios, se incorpora la complicidad civil ya que el verdadero objetivo era organizar el país de acuerdo a un modelo económico cuyo jefe civil fue José Alfredo Martínez de Hoz", explicó Alén en una entrevista con la agencia de noticias Télam, el 23 de enero de 2012.

Las investigaciones por apropiación de bienes bajo el terrorismo de Estado tienen en Papel Prensa el caso "más emblemático", seguido por "más de 600 empresas que fueron liquidadas o intervenidas por no ajustarse al modelo económico que querían imponer", confirmó Alén en base al seguimiento de la Unidad Especial de Investigación de los Delitos de Lesa Humanidad creada en 2010.

"Igual que Papel Prensa hubo casos como el del Banco Latinoamericano o el de la siderúrgica Grassi, en Mendoza, que estaba vinculada con Papel Prensa y que competía con Acindar, cuyo gerente general antes del golpe del 24 de marzo era Martínez de Hoz", apuntó.

En la lista de crímenes de lesa humanidad con motivos económicos, el subsecretario de Derechos Humanos agregó el secuestro y desaparición de los empresarios Gutheim, dueños de la algodonera Sadeco; y el caso de la compañía de electricidad Italo, que -recordó- "fue estatizada a precio sideral pagado en francos suizos, constituyendo un caso único en la historia de las transacciones internacionales".

"Se explica porque Martínez de Hoz fue su presidente hasta el 29 de marzo de 1976 y la estatización se consumó a pesar de que la empresa tenía una deuda con el Estado, no había cumplido los términos del contrato, y pasó de no valer nada a costar 394 millones de dólares pagados en francos suizos en una operación encabezada por Roberto Alemann, hermano del secretario de Hacienda" Juan Aleman, remarcó.

Los ejemplos revelan, según Alén, que "el verdadero objetivo del golpe militar era implantar un modelo de exclusión que fue preparado por grupos económicos" y que para ponerlo en práctica "decidieron que la única forma era mediante el disciplinamiento por el terror".

Entre los grupos concentrados, Alén identificó a "la Asociación de Entidades Gremiales Empresariales que impulsan una huelga patronal empresaria en febrero de 1976, la Sociedad Rural, y el Consejo Argentino Empresarial más el apoyo importante de los grandes medios de comunicación que prepararon el clima para el golpe".

Recordó que actualmente "Clarín y La Nación están bajo investigación (por la venta de Papel Prensa) porque fueron parte de este proceso, asociándose con la dictadura en la apropiación de la empresa que les garantizaba un negocio fenomenal y que los consolidaba como empresa monopólica a cambio del silencio por los crímenes de la dictadura".

Sobre los juicios que se llevan adelante, desde la anulación de las leyes de impunidad, Alén destacó que "Argentina es un ejemplo en el mundo" al fundamentar que "se ha respetado escrupulosamente el derecho a cada imputado con todos los elementos para que haga su defensa, dentro de la jurisprudencia que existe, y sin recurrir a tribunales especiales".

Consultado sobre los delitos sexuales cometidos por los torturadores y que los organismos de derechos humanos entienden deben ser investigados como violaciones los derechos humanos, Alén opinó que "si bien hasta ahora no habían sido objeto de investigación, son delitos cometidos dentro de un plan sistemático y también merecen ser investigados".

"No se podría decir que se llevaban a una mujer por el hecho de serlo o a alguien por ser judío, pero lo cierto es que si era mujer o de la colectividad judía había un plus de sufrimiento agravado con una connotación sexual agregada", indicó Alén.

Acerca del reciente anuncio del nuevo presidente de la Cámara de Casación Penal, Pedro David, que se comprometió a dar prioridad a los juicios por delitos de lesa humanidad, Alén coincidió en que "es necesario agilizar los juicios y que se desarrollen en plazos más cortos".

"No se puede construir sobre el olvido y la desmemoria nada positivo. Por eso la política que impulsó Néstor Kirchner y que ha profundizado y continuado Cristina Fernández de Kirchner se basa en los pilares de memoria, verdad y justicia y en la reparación de las víctimas como corresponde a una sociedad democrática", puntualizó Alén.



Noticias Relacionadas