EL GOBIERNO DE EEUU, EL CASO SAIEGH Y LOS CABLES DE WIKILEAKS

El Caso Saiegh aparece desclasificado en siete cables de WikiLeaks, en los que queda ratificado el involucramiento del gobierno y de la embajada de los Estados Unidos que intercedió ante diferentes instancias del gobierno argentino basando su compromiso en el caso en la aplicación de la Ley de Lucha Contra el Antisemitismo en el Mundo del año 2004.

El involucramiento de la embajada de los Estados Unidos en la Argentina no fue repentino ni azaroso. Estuvo avalado en un minucioso y detallado estudio de mi causa y las injusticias que padecí durante largos años. Veamos algunos aspectos previos y destacados de esta historia que llevaron a funcionarios estadounidenses a interceder por mi ante el Gobierno argentino.

 

Presentamos aquí, junto con una narrativa sobre mi relación con el gobierno de EEUU y su embajada en Buenos Aires, una síntesis traducida de esos cables, y el linkeado a cada uno de ellos.

Cómo olvidarme de Willy Lofstrom, una persona extraordinaria, cuando en 1991, luego de dejar mi cargo como embajador para la negociación de la deuda externa, volví a entrar a la embajada de Estados Unidos para tratar el proyecto de la propiedad participada, que había empezado a desarrollar ese año, ya que como narro en mi libro me había asociado con el norteamericano Ronald Gilbert, el principal experto y desarrollador de este sistema en el mundo, de asociar el trabajo al capital.

Una amiga, la abogada Noemí Cohen, especialista en derecho laboral y con una actividad vinculada con la OIT, me comentó que en la embajada había un agregado que era una persona excelente y amable, y que además estaba muy interesado en el tema de la propiedad participada. Me sugirió que no dejara de ir a verlo, ya que podía ayudarme mucho con la iniciativa, precisamente por la característica de su personalidad, tan amplia y generosa, y por tener a su cargo todos los temas relacionados con lo laboral y la justicia en la embajada.

Recuerdo ese primer encuentro como si fuera hoy. Willy es alto, rubio, con barbita, y parecía más escandinavo que norteamericano, pero lo más importante era su maravillosa personalidad. Entendió y se interesó rápidamente por mi planteo de poner en marcha el proyecto de la propiedad participada en la Argentina, y cuando vi tanta amplitud y generosidad de su parte, le dije: “Willy, tengo que contarte la historia de lo que me ha tocado vivir, porque si ustedes están dispuestos a ayudarme en el tema para desarrollarlo en la Argentina, quiero que sepas la verdad de lo ocurrido y no por boca de terceros, y que esté tergiversado”.

Y empecé a relatar la historia de lo que me había ocurrido con el banco y, a medida que iba haciéndolo, sus ojos se iban abriendo cada vez más y más y el famoso “increíble”, muletilla muy característica de los norteamericanos, le iba brotando de los labios.

Yo había llevado conmigo material suficiente como para demostrar los hechos. Cuando terminé me miraba sorprendido, como si se preguntara cómo pudo haber pasado esto en un país civilizado como él creía que era la Argentina, a pesar de que sabía mucho acerca de la dictadura cívico-militar. Le pedí que primero verificara todo lo que le había contado y que luego continuáramos la relación, ya que de eso se trató finalmente mi vínculo amistoso con Willy y su mujer Ana María, una boliviana afectuosa y amable igual que él, por lo cual se generó al poco tiempo una fuerte y sincera amistad.

A las 48 horas me llamó para invitarme nuevamente a la embajada y continuar lo que habíamos iniciado, ya que había quedado muy impactado no sólo por la historia sino por la posibilidad que realmente podía tener la propiedad participada en nuestro país. Me ofreció todo el apoyo de la embajada.

 

A partir de ese momento, Willy me puso en contacto con las áreas de la embajada que tenían relación con el proyecto que estaba desarrollando y particularmente con la directora de USIS, el servicio informativo y cultural de Estados Unidos, cuya directora, Salomé Hernández, estaba a su vez a cargo del Centro Lincoln, en la calle Florida.

En esa misma época había reformulado y ampliado la actividad del estudio, incorporando nuevos criterios y el desarrollo de conceptos innovadores relacionados con la arquitectura social, como es la Propiedad Participada, una figura jurídica y socioeconómica superadora a la de la propiedad horizontal.

Para ese fin constituí la Consultora para la Propiedad Privada Participada S. A. (C.P.P.P.), asociándonos con la consultora más importante en este campo en Estados Unidos, la ESOP Inc. (Employee´s Ownership Programs), presidida por Ronald Gilbert, especialista mundialmente reconocido en la venta de parte de las acciones de las empresas, sean públicas o privadas, a los trabajadores, tal como establece la ley 23.696.

Cuando se privatizaron las empresas públicas, tuvimos a nuestro cargo la venta de las acciones al personal de las PPP para Aerolíneas Argentinas y Austral, Gas del Estado, Obras Sanitarias de la Nación, ENTEL, Tandanor y varias empresas más.

También a partir de 1991 pusimos en práctica otro concepto desarrollado hasta ese momento: el Índice de Bienestar Humano (IBH), conjuntamente con el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), como criterio vinculante entre la arquitectura de sistemas y la arquitectura social, iniciando con esto una serie de seminarios con USIS, conjuntamente con nuestro estudio de arquitectura y la Fundación para la Integración Latinoamericana (FIL). La actividad está detallada en el sitio de la FIL, y uno de los seminarios principales fue “Antidiscriminación, condición necesaria para una economía democrática”, a lo largo de varios encuentros anuales.

En 1992, y con este nuevo enfoque de la tarea del estudio, aplicamos los conceptos de Propiedad Participada y de Bienestar Humano al desarrollo de varios proyectos, como los de la Asociación Judicial Argentina, Nuevas Comunidades Integradas de Participación y el Proyecto Vida.

En 1993, cuando llegó Bert Alexander como consejero comercial de la embajada, se abrió para mí una nueva área de desarrollo con el Gobierno estadounidense, ya que en ese momento estaba impulsando el proyecto para la ciudad judicial, viviendas para los empleados de la justicia en Puerto Madero.

Con ese hombre extraordinariamente cordial, amable, eficiente, también casado con una latinoamericana -una peruana más precisamente-, trabé una excelente relación personal y empecé a negociar a través de los contactos que le facilitaron, y ellos también me abrieron la posibilidad de la compra de tecnología y financiamiento en Estados Unidos para concretar el proyecto, con una participación muy activa de la Embajada.

En 1996, la Agregaduría Comercial de la Embajada de Estados Unidos nos encomendó la realización del Pabellón de la Tecnología Norteamericana para la Construcción en Fematec 96, realizándolo y llevándolo a cabo conjuntamente con la FIL.

 

LA EMBAJADA Y EL CASO SAIEGH

 

Mientras realizaba estas actividades profesionales, manteniendo un vínculo excelente con la Embajada de Estados Unidos, seguía ocupándome del fondo de la causa por la usurpación del BLA.

Ya en 2005, y a pedido nuestro, el expediente que tramitaba ante el Poder Ejecutivo para que interviniera en la resolución del Caso -como lo prevé el decreto 21/40 de 1991, que faculta al presidente de la Nación a decidir si lo considera procedente-, más el reconocimiento de la Secretaría de Derechos Humanos, fueron girados a la procuración del Tesoro, que se expidió -según dictamen número 009/2005- ratificando la actuación y determinación de la Secretaría. Indicó que las actuaciones administrativas del recurso jerárquico ya estaban en condiciones de ser elevadas al Poder Ejecutivo para su resolución definitiva.

En una carta del 2007, la DAIA le pidió formalmente por nota al rabino Morton Rosenthal, por tratarse de una cuestión de antisemitismo postergada por el Poder Ejecutivo, que hiciera una presentación formal ante el Departamento de Estado del gobierno de Estados Unidos. (Acceda aquí a esta carta)

El rabino Rosenthal, quien había sido director durante 25 años de ADL -Anti-Defamation League- hizo la presentación formal del caso ante Elliot Abrahams, a la sazón subsecretario de Estado de Estados Unidos, quien se involucró, al igual que su gobierno, para colaborar en su clarificación.

Esto sucedió luego de que intervinieron la CIA, el FBI y los abogados del Gobierno, haciendo todas las investigaciones para corroborar la denuncia.

Una vez verificado todo el Caso, tanto funcionarios del Departamento de Estado como el propio embajador Wayne y sus colaboradores en nuestro país se involucraron activamente.

No siendo yo ciudadano norteamericano, actuaron a partir de la aplicación de la Ley de Lucha de Revisión Mundial del Antisemitismo, de 2004. (Ver ley en el enlace http://www.gpo.gov/fdsys/pkg/BILLS-108s2292enr/pdf/BILLS-108s2292enr.pdf)

 

PRIMERA REUNION CON REPRESENTANTES DE ESTADOS UNIDOS

El 22 de agosto de 2007, a las 16.30, mantuve una primera reunión con Alex Featherstone, “número tres” de la Embajada, invitado por él para exponer el caso.

Tomó nota todo lo que decía, a medida que yo iba hablando. Me hizo algunas preguntas, pero reconoció que acababa de llegar al país y conocía poco la historia que nos había tocado vivir.

Se comprometió a analizar todos los elementos que le dejaba en ese momento y a que nos íbamos a volver a reunir. Efectivamente, el miércoles siguiente, 16 agosto, a las 16.15, volvió a recibirme, ya con la idea de preparar la reunión con el embajador, porque ese había sido el objetivo de estos encuentros preparatorios.

En esta última en esta reunión me planteó una serie de dudas que tenían sobre aspectos del Caso, jurídico, político y económico, y yo fui entregándole los elementos escritos que avalaban lo que le decía. Entendí que había quedado conforme con la información recibida y me prometió transmitirla al embajador, para que él decidiera acerca de la reunión.

El 21 septiembre a las 14, hora extraña en una embajada para una entrevista, me recibió al embajador Wayne, acompañado por su equipo de colaboradores más inmediatos, los titulares de cada una de las áreas que se relacionaran con el Caso. Eran seis personas, incluido también Kelly, que era el “número dos” de la Embajada.

Fue una reunión muy cordial y constructiva, ya que el embajador ya estaba interiorizado del Caso, pero quiso conocer detalles y pormenores, por ejemplo por qué en todos esos años no había podido lograr una solución para mi demanda de justicia a pesar de haber estado tan cerca del poder político, tanto con Alfonsín como con Menem.

A su vez, los funcionarios me fueron formulando preguntas referidas a sus áreas específicas, sector financiero, derechos humanos, cuestiones políticas, sector económico y aún quien se ocupaba de los aspectos de la justicia argentina.

La sensación que tuve es que quedaron satisfechos con todas las explicaciones que di, porque todas estaban fundadas en documentación probatoria, pero también que estaban muy asombrados por las características del Caso y empezaban a entender por qué el Departamento de Estado les había pedido que se ocuparan de él.

Y así me lo transmitió el embajador en esa audiencia. Fue claro y concreto, me dijo que él y sus colaboradores se iban a involucrar para ayudarme a tratar de llegar a un acuerdo con el gobierno argentino y que le parecía muy interesante mi propuesta: no retirar el producto de esta reparación del país, sino constituir un fondo de inversión argentino-norteamericano para el desarrollo productivo con tecnología de Estados Unidos.

El 27 septiembre a las 11 de la mañana tuve mi primera reunión con Chris Lambert, el “número dos” de la Embajada en cuestiones económico- financieras y sobre todo a cargo del tema del lavado y lo vinculado a ello.

Lambert resultó una persona muy agradable: alto, grandote, hablaba muy poco de castellano, con lo cual tuvimos que hacer ambos un esfuerzo para entendernos. La primera reunión duró una hora y media, en Nucha, la confitería ubicada cerca de la Embajada, y que a partir de ese momento empezó a ser nuestro sitio de encuentro habitual.

A la semana siguiente, el miércoles 3 de octubre, volvimos a reunirnos, a las 4 de la tarde. Yo iba respondiendo las preguntas e inquietudes que me formulaba con total razonabilidad, ya que necesitaban formarse un cuadro claro de la situación para ver en qué se estaban involucrando. Entendí esa necesidad y por eso traté de facilitarle todos los elementos posibles.

Las conversaciones eran claras y descarnadas, no andábamos con vueltas ni rodeos. Fui despejando poco a poco las dudas que evidentemente surgían de los abogados de la Embajada.

El martes 16 octubre a las 11 hubo otra reunión con Lambert, siempre en Nucha, para avanzar más en el tema y clarificar más dudas, y a medida que lo hacíamos se les iba abriendo con mayor claridad el cuadro real del litigio, aunque aún le quedaban algunos puntos oscuros.

Fue así que el lunes 29 de de octubre a las 10 de la mañana me pidió una serie de aclaraciones, porque mantenían reuniones con el ministro de Economía Peirano, con el canciller Taiana y con el presidente del Banco Central, Martín Redrado, tal como se describe en los cables de WikiLeaks y que a continuación se detallan, ya traducidos al castellano, cuyos originales en inglés y en castellano también se transcriben en el anexo de documentos de este libro.

 

Cable del 30 de octubre de 2007:

http://www.cablegatesearch.net/cable.php?id=07BUENOSAIRES2142&q=saiegh

 

Confidencial.

Referencia: Buenos Aires 002142

Clasificado por: Embajador E. Anthony Wayne POR RAZONES DE 1.4 (b) y (D)

Tema: Situación de los Derechos Humanos/ Antisemitismo/ Situación de un ciudadano argentino.

Resumen.

1. (C) El Embajador y Emboffs han dedicado importantes recursos a investigar sobre los derechos humanos (y el antisemitismo) en el caso del ciudadano argentino Eduardo Saiegh (víctima en 1980 de secuestro, tortura, y la expropiación).

El embajador ha planteado el caso en los más altos niveles políticos y económicos del Gobierno argentino.

Resultado: el Gobierno argentino y Eduardo Saiegh tienen posiciones totalmente diferentes y que parecen muy difíciles de conciliar.

El Gobierno argentino afirma que Saiegh nunca recibió una sentencia judicial a su favor, y las resoluciones administrativas (incluyendo las de la Secretaría de Derechos Humanos) no son vinculantes. Saiegh sostiene que una resolución administrativa a su favor, permitiría que el gobierno argentino pueda presentar una oferta a través del Banco Central (BCRA).

Los esfuerzos de promoción detallada

2. (C) … la Embajada se ha dedicado a comunicar al Gobierno argentino y a las autoridades del más alto nivel del BCRA su interés en el complejo Caso Saiegh…

3. (C) El Embajador planteó el caso Saiegh con Economía, al ministro (Miguel) Peirano el 24 de agosto, con el canciller Taiana, el 20 de septiembre y al presidente del Banco Central (Martín) Redrado, en octubre.

4. Taiana y Redrado (pero no Peirano) estuvieron algo familiarizados con el caso.

Se han realizado numerosas reuniones de seguimiento y conversaciones telefónicas con el BCRA (incluido el vicepresidente del organismo, Jefe del gabinete y el Jefe del Departamento de Liquidación)…

El Embajador se reunió con el señor Saiegh el 21 de septiembre y acordaron permanecer en contacto.

El embajador también discutió el caso el 17 de septiembre con Gregg Rickman, el enviado especial para el monitoreo y seguimiento de la lucha contra el antisemitismo. …

4. (C) Notas posteriores reflejaron que una serie de factores han complicado los esfuerzos para llamar la atención sobre este asunto en el gobierno argentino y han hecho más lentas las respuestas a las preguntas de la Embajada. Principalmente durante los últimos tres meses… funcionarios de alto nivel ha evitado puntos potencialmente controvertidos…

Los numerosos escándalos financieros en 2007 alentaron a evitar la toma de decisiones, suscribir documentos y emitir opiniones.

Además, un nuevo Ministro de Economía se hizo cargo el 17 de julio y se ha reemplazado totalmente los niveles superiores de la Secretaría Legal del Ministerio de Economía, que tiene la responsabilidad primordial de este caso.

Por último, ciertos contactos alegan que no hay intención (vocación) general de que el gobierno y las autoridades del BCRA aborden temas relacionados con las décadas de los 70 y 80, en los que gobernó la dictadura militar.

Diferencias aparentemente irreconciliables

5. (C) La conclusión es que el gobierno argentino y Eduardo Saiegh tienen posiciones completamente opuestas sobre la naturaleza y estado de la causa. Los argumentos de ambas partes son opacos y difíciles de interpretar, y sus posiciones parecen ser irreconciliables en el presente.

6. (C) Saiegh y su principal defensor en los Estados Unidos, el rabino Morton Rosenthal (que ha estado en contacto directo por este caso con la oficina del Enviado Especial y el Consejo de Seguridad Nacional), informó al gobierno de Estados Unidos en julio de 2007 que había juicios favorables a Saiegh en el juzgado y que el Gobierno se niega a cumplir. También señaló que Saiegh ofreció una oferta de convenio (de U$S 15 millones), que el Ministerio de Economía había negado a transmitir al Presidente para que decida (en supuesta violación de una resolución administrativa y varias órdenes judiciales).

El rabino Rosenthal sugiere, en su carta de 05 de julio, al Consejo de Seguridad Nacional y durante su reunión del 2 de agosto -con la oficina del Enviado Especial-, que tenía que convencer al Ministerio de Economía que transmita la oferta, que era de interés del gobierno de los Estados Unidos y que transmitan dicha preocupación a altos funcionarios del gobierno argentino.

7. (C) Sin embargo, la Embajada no ha logrado influir en el gobierno argentino para resolver este caso. Por el contrario, el nuevo secretario Legal del Ministerio, Eduardo Prina, informó que Saiegh nunca recibió una sentencia judicial a su favor.

Mientras, Saiegh aún tiene pendientes varios procesos judiciales (especialmente en relación con la quiebra del Banco Latinoamericano), Prina dijo que no cree que el gobierno argentino vaya a ninguna corte.

8. (C) Prina también argumentó que la decisión administrativa en favor de Saiegh y la declaración de la Secretaría de Derechos Humanos del 2004 (referenciando que el secuestro, la tortura, y la expropiación fueron actos de "terrorismo de Estado" y "anti-semitismo") no son vinculantes.

Por lo tanto, señaló Prina, el Ministerio de Economía no tiene la obligación legal de negociar un acuerdo de liquidación.

Por su parte, el BCRA sostiene que están prohibidas por ley las negociaciones, por lo que se excluirán de las negociaciones del caso.

De acuerdo con el BCRA, no puede liquidarse el Banco Latinoamericano hasta que el caso Saiegh en la Corte tenga una sentencia judicial firme.

Saiegh acusa al Gobierno Argentino / BCRA de engañar a la Embajada

9. (C) Saiegh no está de acuerdo con el gobierno argentino y el BCRA en las versiones de los hechos, y acusa a funcionarios de gobierno argentino y el BCRA de distorsionarlos.

Saiegh cree que los diversos funcionarios que hablaron con personal de la Embajada están proporcionando información engañosa (o incluso mentirosa) aprovechando la falta de conocimiento sobre el caso y de la legislación argentina.

Saiegh se ha propuesto acompañar a funcionarios de la Embajada a las reuniones con funcionarios del gobierno argentino y del Banco Central, para poder aclarar las cosas.

10. (C) Saiegh señala que el Procurador del Tesoro confirmó la sentencia administrativa a su favor y ordenó a Economía que transmita la resolución de la Presidencia…

Saiegh también alega que el gobierno argentino quiere que se obtenga una solución legal (una resolución judicial en lugar de resolución administrativa), ya que el caso podría no tener fin en el sistema judicial y que, de este modo, nunca recibiría justicia.

La mirada de la Embajada

11. (C) A pesar de que Saiegh y su historia nos parece legítima, no ha podido después de 27 años obtener una resolución de su caso en su propio país a través de medios judiciales o administrativos, incluso a pesar de que, durante el gobierno de Menem, ocupó altos cargos.

Saiegh está viendo de utilizar la presión del gobierno de Estados Unidos para alcanzar un acuerdo con el gobierno argentino porque no espera lograr justicia en los tribunales.

12. (C) Desde el gobierno argentino, así como los interlocutores del BCRA, no han sido especialmente sensibles en el suministro de información, en devolver llamadas telefónicas, o aceptar reuniones.

Los próximos pasos

13. (SBU) … Las opciones disponibles que en realidad podrían tener cierto éxito parecen requerir que el gobierno de Estados Unidos tome, por lo menos, una posición implícita en los méritos y los hechos del caso:

1) Con las elecciones encima (en Argentina), el embajador podría elevar el caso de los nuevos funcionarios del gobierno argentino sobre la base de que se trata de un caso de terrorismo de Estado en contra de un ciudadano judío;

2) Permitir a Saiegh y a sus abogados acompañar a los funcionarios de la Embajada a las reuniones para evitar que los funcionarios de gobierno argentino den información engañosa;

3) Presionar a funcionarios de nivel medio para que den respuesta oficial y contra argumenten sobre el Caso, lo que requiere un debate detallado de los hechos jurídicos”.

 

Wayne.

Final del cable

 

NUEVA REUNIÓN CON LAMBERT

El 7 noviembre a las 11 de la mañana volví a reunirme en Nucha con Chris Lambert, quien me puso al tanto de las gestiones que habían hecho y que están detalladas en el cable anterior con total y absoluta precisión. Es digna de mencionar la veracidad y realidad de los hechos que se relatan en esos cables confidenciales del embajador al Departamento de Estado, ya que él estuvo presente en las gestiones.

A partir de allí comenzó una serie de reuniones semanales con Chris Lambert, a las que se sumó al poco tiempo Heidi Gómez, encargada del área de derechos humanos en la Embajada. Fuimos avanzando, despejé más dudas y fui desbaratando, con documentos en la mano, las mentiras y engaños que les transmitían los funcionarios.

Como resultado de esto, aparece un cable del 4 diciembre, que se transcribe a continuación, donde la situación queda mucho más clarificada para ellos, particularmente a partir de la reunión que tuvo el embajador con el secretario de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde, el 29 noviembre. Se transcribe completo el cable en el anexo documental del libro.

 

Cable del 4 de diciembre de 2007:

http://www.cablegatesearch.net/cable.php?id=07BUENOSAIRES2291&q=saiegh

 

Confidencial

Referencia: 06BUENOSAIRES1943, 07BUENOSAIRES2142

Clasificado por: Embajador E. Anthony Wayne

Tema: Embajador discute el Caso Saiegh con el secretario Duhalde

RESUMEN.

Caso del ciudadano argentino Eduardo Saeigh, un ciudadano judío argentino que en 1980 fue secuestrado, torturado y desposeído de un banco de su propiedad durante la dictadura militar que gobernó la Argentina entre 1976 y 1983. (ver ref A para el fondo).

Duhalde le dijo al Embajador que él emitió, en 2004, un dictamen no vinculante que afirma el apoyo a Saiegh.

Expresó su interés en ver resuelto el caso Saiegh, y sugirió que el interés de la Embajada en la materia podría ayudar a llevar el caso adelante.

Saiegh insistió en que la opinión de Duhalde es una resolución administrativa con el peso legal.

En una conversación por separado del embajador con Aldo Donzis, Presidente de la DAIA, confió que entiende que Kirchner y su equipo había revisado el caso, pero había decidido no pronunciarse al respecto por miedo a establecer un precedente para muchos otros casos sucedidos durante la dictadura militar.

Duhalde: Opinión, admite reclamaciones de Saiegh, pero no es vinculante

3. (C) El 29 de noviembre, el Embajador se reunió con el Secretario para los Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde.

El embajador comenzó señalando el interés del gobierno de Estados Unidos en el Caso Saiegh debido a la Ley sobre Anti-semitismo, que autoriza al Departamento de Estado a vigilar el antisemitismo en forma mundial e informar anualmente al Congreso.

Duhalde señaló que conocen el Caso Saiegh muy bien, y que en 2004 emitió una opinión no vinculante en la que se dice que Saiegh fue una víctima del Estado el terrorismo y el antisemitismo. … Duhalde explicó que la Secretaría no es un tribunal y que la posición no es vinculante…

A pesar de ello, Duhalde también sostuvo que el lenguaje utilizado en la carta es el más fuerte que la Secretaría puede utilizar para apoyar la defensas de Saiegh.

4. (C) Cuando el embajador le preguntó qué opciones tenía Saiegh para resolver el asunto, Duhalde afirmó que la decisión actualmente reside en el Ministerio de Economía. … Expresó su interés en que se resuelva el Caso Saiegh, y señaló que se había planteado la cuestión con el ex ministro de Economía, Felisa Miceli, y la intención de hacer lo mismo con el ministro de Economía entrante, Martín Lousteau…

Cuando el embajador le preguntó si había habido casos similares, Duhalde dijo que había habido varios relacionados con empresas argentinas, y que la mayoría se han resuelto de manera amistosa fuera de los tribunales…

Saiegh sostiene que la opinión de Duhalde tiene peso legal.

5. (C) Saiegh consideró la respuesta de Duhalde como "positiva", pero lamentó que el secretario de Derechos Humanos no se ofreció a plantear la cuestión con el Presidente.

A pesar de la explicación de Duhalde, Saiegh sostuvo que la opinión es una resolución administrativa con peso legal.

Saiegh expresó su frustración con la demora del Gobierno sobre la decisión de su caso y reiteró su preocupación acerca de que el gobierno argentino está respondiendo con evasivas a la Embajada.

6. (C) Cuando se le preguntó si había considerado llevar el caso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, dijo que él trató de hacerlo hace años, cuando el ministro de Relaciones Exteriores Taiana trabajó en la OEA, pero le dijeron que tenía que agotar todos los recursos nacionales judiciales y administrativos antes de poder hacerlo…

DAIA: KA ha revisado el asunto, pero hay temores por el precedente.

7. (C) En una conversación aparte con el Embajador, el 1 de diciembre, Aldo Donzis, Presidente de la DAIA, confió que a su entender, la ministra de Economía, Felisa Micheli, había remitido el Caso Saiegh al presidente Kirchner para tomar una decisión.

Donzis afirmó que la DAIA había hablado a Oscar Parrilli, Secretario General de la Presidencia, que según los informes indicaron que Kirchner no puede decidir sobre el asunto por temor a sentar un precedente.

Comentario

8. (C) Las decisiones del gobierno y los dictámenes jurídicos permiten una variedad de interpretaciones. Esto explica por qué el gobierno argentino puede interpretar un documento legal de una manera, mientras que Saiegh y sus abogados pueden interpretar el mismo documento de otra.

A pesar de la frustración de Saiegh por la lentitud de los procesos judiciales, el caso parece estar recibiendo el debido proceso, al menos desde ciertos aspectos de su caso, están siendo escuchados a través de los tribunales y en el nivel administrativo”.

 

 

LA SIGUIENTE REUNION CON LAMBERT

El viernes 11 de enero a las 13 nos reunimos con Chris Lambert y Heidi Gómez, nuevamente en Nucha. Compartimos un almuerzo, analizamos los resultados de la entrevista del embajador con el secretario de Derechos Humanos, sacamos conclusiones y examinamos los caminos por seguir. Se mostraron muy sorprendidos por la buena actitud y predisposición del secretario Duhalde respecto del Caso, aunque había dicho que no estaba en sus manos la resolución final.

Menos de un mes después, otro cable de la Embajada da continuidad a los informes sobre el Caso.

 

Cable del 4 de febrero de 2008

http://www.cablegatesearch.net/cable.php?id=08BUENOSAIRES968&q=saiegh

Confidencial

Referencia: A. 07 Buenos Aires 1943 …

2.

Resumen.

El Embajador ha planteado a nivel de funcionarios del gabinete del gobierno argentino el caso del señor Eduardo Saiegh, un ciudadano argentino que en 1980 fue secuestrado, torturado y desposeído de un banco de su propiedad durante la dictadura militar en Argentina entre 1976-1983. La cuestión ha resultado ser más complicada y espinosa que lo previsto originalmente. Con el fin de asegurar que podemos avanzar de una manera más eficaz y coordinada posible se reitera la solicitud de instrucciones... Recientemente hemos recibido un número de mensajes de correo electrónico del Dr. Gregg Rickman, enviado especial para el seguimiento y combate del antisemitismo, el rabino Morton Rosenthal, ex Director de Anti-Defamation League de América Latina, y del propio Saiegh, instando al embajador a elevar el caso del señor Saiegh a la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner (CFK) y otras entidades del gobierno argentino.

3. (SBU) El 30 de enero, el embajador recibió un e-mail del rabino Morton Rosenthal, ex director de la Anti-Defamation League para América Latina, solicitando que el embajador trate el tema del Caso Saiegh durante su reunión del 31 de enero con CFK. El 31 de enero, el Sr. Saiegh envió un correo electrónico al Embajador con la misma petición, reiterando su oferta de resolver el caso por aproximadamente 15 millones de dólares, lo que puede utilizar para crear un fondo de inversión entre EE.UU. y Argentina. También el 31 de enero, se recibió un e-mail de Gregg Rickman… instando al embajador de elevar el caso Saiegh.

4. El embajador discutió el Caso Saiegh con altos funcionarios argentinos, entre ellos el ministro de Economía, Martín Lousteau, el canciller Jorge Taiana , el secretario de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde, y el ex ministro de Economía Miguel Peirano. La cuestión resultó ser más complicada de lo previsto originalmente. A fin de garantizar avances más eficaces, reitero el mensaje de solicitud de instrucciones del Departamento.

5. Saiegh, claramente, quiere que la Embajada negocie un acuerdo por él con el gobierno argentino. Desde el gobierno argentino se sostiene que el Caso Saiegh se encuentra todavía en los tribunales… por eso tenemos que conciliar nuestro deseo de ayudar a resolver el Caso Saiegh con el respeto de la autonomía judicial (argentina). La Embajada está dispuesta a seguir elevando el Caso Saiegh con altos funcionarios, de nivel medio y de la nueva administración que asumió el 10 de diciembre (de 2008).

Wayne”.

Final del cable.

Se suma otro despacho, una semana después.

 

Cable del 11 de febrero de 2008:

http://wikileaks.org/cable/2008/02/08BUENOSAIRES154.html

Confidencial

Clasificado por: Embajador E. Anthony Wayne

El 13 de febrero se realizó una reunión prevista con el ministro argentino de Economía, Martín Losteau. Fue una excelente oportunidad para que el Embajador retomara sus esfuerzos en favor del señor Eduardo Saiegh, el ciudadano argentino que en 1980 fue secuestrado, torturado, etc., con el objetivo de garantizar su defensa y para avanzar del modo más eficaz. Reitero la petición de obtener instrucciones, de manera de coordinar las formas posibles, del Departamento de Estado.

Wayne”.

Final del cable.

 

El jueves 14 febrero a las 16 me reuní con Heidi Gómez, quien me transmitió de parte del embajador cuál era la posición y la situación de la Embajada en relación con el Caso, y que está claramente plasmada en los cables que se adjuntan y que fueron anteriores y posteriores a ese encuentro.

 

OTRA GESTIÓN, POR LA LLEGADA DEL SENADOR ENGELS

El jueves 21 febrero a las 19 mantuve una reunión en la embajada, ya que estaba prevista la llegada del senador Engels y había un cóctel en su honor al que fui invitado especialmente, ya que era él quien había sido informado en su totalidad acerca de mi Caso a través de medios diversos, y sus asesores intervinieron en forma directa y concreta. Viajaba a la Argentina con el objetivo de plantear mi situación y tratar otros temas relacionados con el vínculo entre los dos países.

A esas gestiones se refiere otro despacho de la Embajada.

 

Cable del 25 de febrero de 2008

http://www.cablegatesearch.net/cable.php?id=08BUENOSAIRES229&q=saiegh

Confidencial

Clasificado por: Embajador E. Anthony Wayne

Resumen.

1. (C) Durante una reunión, el 21 de febrero, con el nuevo ministro de Economía argentino, Martín Lousteau, los representantes Engel (D-NY), Green (D-TX), Hinchey (D-NY), Weller (R-IL), y Foxx (R-NC)) presionaron a Lousteau para definir temas de creciente importancia para el Congreso: 1) Perspectivas de negociar un acuerdo con los tenedores de bonos que se negaron a participar en el canje de deuda 2005 (pendiente de de Argentina en 2001 por default), 2) pago de las deudas vencidas a los acreedores oficiales (Club de París), y 3) las perspectivas de la negociación de un acuerdo en relación al Caso Saiegh por violación a los derechos humanos y antisemitismo. Lousteau consideró exitoso el canje de deuda del 2005, afirmando que el 87% de los tenedores de bonos en los EE.UU. participaron... (Losteau) … Afirmó que el gobierno argentino quiere pagar los atrasos con el Club de París, pero no aceptará el rol de supervisión del FMI… En cuanto a la disputa por el Caso Saiegh, Lousteau y su secretario de Finanzas, Hugo Secondini, indicaron que el sistema judicial argentino no dictó una resolución en favor de Saiegh y, por tanto, el gobierno argentino no está en condiciones de negociar ante la falta de una resolución judicial. A pesar de ello, accedió a revisar la información disponible sobre el caso…

4. Engels destacó el alto nivel del interés del Congreso y del gobierno de Estados Unidos en el Caso Saiegh, a partir de su experiencia en 1980 cuando fue detenido, torturado, y desposeído de su banco, el Banco Latinoamericano… El representante Engels reconoce que hay muchos otros de estos casos sucedidos durante la dictadura militar de la década de 1970 y principios de 1980. Este caso -en particular- ha llamado la atención del más alto nivel de ambos partidos en el Congreso. En cuanto al conflicto en el Caso Saiegh, Lousteau y su secretario de Finanzas Secondini argumentaron que el sistema judicial argentino no ha tomado una decisión a favor de Saiegh, lo que significa que no ha habido una determinación oficial sobre los hechos o cualquier otra culpabilidad en la expropiación del Banco Latinoamericano. Sin tal resolución, Lousteau comentó que el gobierno argentino no está en condiciones de negociar un acuerdo de liquidación. Sin embargo, aseguró a los representantes del Congreso que el secretario de Finanzas Secondini revisará toda la documentación disponible sobre el Caso para discutirlo con más detalle con los representantes de la Embajada.

10. El Embajador designado ante los EE.UU. Héctor Timerman, también presente en la reunión, acordó que la experiencia del Sr. Saiegh fue una farsa. Describió la experiencia de su propia familia con la tortura a manos de la dictadura en la década de 1970, y afirmó que el Congreso y el gobierno de Estados Unidos ayudaron a salvar muchas vidas durante ese período, incluyendo la de su padre. Timerman argumentó que no había nada bloqueando la búsqueda de justicia en el Caso Saiegh a través de los tribunales argentinos, y que la justicia es el medio adecuado para resolver este reclamo. (Nota: Posteriormente, el señor Saiegh dijo que tiene una resolución administrativa a su favor que, según él, debería ser suficiente para el gobierno argentino para tratar de aceptar llegar a un acuerdo).

Wayne”.

Final del cable.

 

El miércoles 2 abril a las 12.40, el señor Gregg Rickman, secretario de Estado para la Lucha contra el Antisemitismo a nivel mundial, recién llegado a Buenos Aires, me invitó a almorzar en el restaurante Río Alba, de la Embajada, con una comitiva de seis altos funcionarios.

Hubo gran sorpresa en muchos de ellos al escuchar de boca directa del señor Rickman contarme, con lujo de detalles, cómo fue un altercado diplomático con Héctor Timerman, entonces embajador en Washington, quien en su propio despacho oficial de secretario a cargo de Derechos Humanos y Antisemitismo del gobierno de Estados Unidos se permitió amenazarlo con no entregarle la visa diplomática si él viajaba a la Argentina para realizar gestiones sobre mi Caso, conforme a la Ley que rige en su país sobre lucha al antisemitismo.

Siempre lo tengo presente como un almuerzo memorable, porque si bien el embajador Wayne no pudo participar, porque tenía otro compromiso, la recepción que me dieron, con la presencia de altos funcionarios de la Embajada y del gobierno que acompañaban a Rickman, tuvo, para mí, un significado muy importante. Comprendí que se trataba de un hombre noble, comprometiendo su esfuerzo en una causa mundial.

Durante el almuerzo me transmitió formalmente que había viajado a Buenos Aires para ayudarme en mi causa, porque estaba convencido, jurídica y humanamente, de que soy una doble víctima del terrorismo de Estado, como empresario y como judío, y precisamente él estaba a cargo del cumplimiento de la ley de 2004, de lucha contra el antisemitismo en el mundo.

Este era el primer caso que se le presentaba, luego de dos años de gestiones infructuosas del embajador y todos sus colaboradores, para la posible aplicación de la ley.

En ese sentido, me manifestó clara y enfáticamente que llegaba a Buenos Aires a luchar por mi causa, con total franqueza y sinceridad, mirándome a los ojos y dándome la mano.

Los dos sabíamos que luchábamos por un valor irrenunciable, lo sentí plenamente en ese apretón de manos que nos dimos los dos parados y que luego siguió en un abrazo. Los demás participantes miraban emocionados.

Esperé a que se sentara pero permanecí de pie, para darle más solemnidad a mi agradecimiento, de todo corazón, a él y a los demás funcionarios del Departamento de Estado, empezando por Elliot Abrams, por involucrarse en la defensa de mi causa junto con el embajador Wayne, el congresista Engels y varios representantes demócratas y republicanos.

Les confesé que no hallaba palabras suficientes para agradecerles, y que mi compromiso con mi país y con el suyo era trabajar para mejorar la relación. Mencioné, entonces, lo realizado a través de la Fundación para la Integración Latinoamericana y el trabajo con la Embajada durante 10 años en muchas actividades culturales y políticas. Me emocioné y se emocionaron por la parte humana del agradecimiento.

Rickman cumplió lo que prometió al pie de la letra. El cable que se transcribe a continuación así lo refleja. Me encontré con un gran hombre, profesional, humana y políticamente, de una honradez y moralidad a toda prueba, de esa que no estamos acostumbrados los argentinos. Y por esa razón, y por lo que le tocó vivir directamente con Timerman, es que lo he ofrecido como testigo en la causa penal 1875 /09, como figura del presente, en mi ratificación de denuncia.

Además, insistí en que no quería que mi caso se transformara en un motivo de conflictividad entre ambos gobiernos, porque mi interés y mi trabajo siempre fue a favor de mejorar las relaciones entre los dos países.

Fue un excelente e inolvidable encuentro. Me hicieron muchas preguntas entre todos los participantes, y por supuesto estaban presentes Crist Lambert y Heidi Gómez, con quienes ya había trabado una amistad muy sincera.

La transcripción a continuación del cable al Departamento de Estado y a las comisiones de Derechos Humanos y Política Exterior del Congreso dan prueba de la gran tarea realizada por Rickman, ya que no cayó en saco roto. Efectivamente, en 2010 la Secretaría de Derechos Humanos se constituyó en co-querellante en mi causa, como Eduardo Luis Duhalde manifestó al embajador Wayne primero y a Rickman después, dada su determinación de buscar justicia para el Caso. Duhalde lo llevó a la práctica, a los hechos, no se quedo en un compromiso del momento.

 

El martes 24 junio de 2008 a las 13, otra vez a una hora infrecuente para una reunión en la Embajada, y no era precisamente para almorzar, me recibió el embajador Wayne, acompañado de la plana mayor de colaboradores, para comentarme lo sucedido hasta ese momento y el resultado de las gestiones de Gregg Rickman en la Argentina.

Fue una reunión de una hora y media muy constructiva y amable. El embajador hizo varias preguntas, junto con algunos colaboradores. Volvieron a preguntar si la condición de judío había sido determinante para lo que me había pasado, y yo sostuve que fue un agravante, como lo dije siempre: evidentemente la connotación antisemita de la dictadura estuvo bien presente.

Y quedaron convencidos de que lo que habían hecho hasta ese momento había sido correcto, debatimos e intercambios ideas sobre cómo se podía buscar una solución, pero aparentemente la única vía que quedaba era la penal judicial.

Es que ellos informaron que sólo habían recibido respuestas evasivas, aunque lo importante es que el involucramiento del gobierno de Estados Unidos le dio al Caso una gran seriedad y solidez, toda vez que avala la responsabilidad de las denuncias efectuadas, después de haber tomado todas las medidas para su verificación.

Esta aceptación del Caso explica, por sí misma, la consideración y el respeto que las autoridades de la Embajada de Estados Unidos tienen para conmigo, por lo que mantengo mi sincero reconocimiento.

El embajador Wayne envió otro informe a Washington para dar cuenta de los resultados de las gestiones de Rickman.

 

Cable del 15 de julio de 2008:

http://www.cablegatesearch.net/cable.php?id=08BUENOSAIRES968&q=saiegh

Confidencial

REF: 01924 BUENOS AIRES

Clasificado por: Embajador E. Anthony Wayne POR RAZONES DE 1.4 (b) y (D)

1. (C) Resumen. El 2 de julio, el enviado especial para el Monitoreo y Lucha contra el Antisemitismo, Gregg Rickman, se reunió con Eduardo Saiegh, un judío argentino que renunció a su banco bajo presión, después de haber sido secuestrado y torturado durante una semana por la dictadura militar en 1980.

Saiegh revisó los temas de su caso (ref. A) y pidió ayuda al gobierno de Estados Unidos en el desarrollo de un plan de acción para instar al gobierno argentino para resolver su tema. El 3 de julio Rickman y DCM Kelly se reunieron con el Director General de Asuntos Bilaterales Vicente Espeche Gil para presentar el Caso Saiegh.

Espeche Gil expresó su sorpresa de que Rickman planteara el caso, afirmando que Rickman había recibido la respuesta de la posición de Argentina por medio del Embajador Héctor Timerman

Espeche Gil recordó que Saiegh es de nacionalidad argentina y que tiene acceso a la sistema judicial. Y que si Saiegh no está satisfecho con el resultado en los tribunales, puede llevar el asunto a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). También reiteró que el gobierno argentino "no reconoce el interés del gobierno de Estados Unidos en este caso ", y agregó que" todos los argentinos tienen acceso a la justicia y que Saiegh no es una excepción.

RESPUESTA de Duhalde: solución administrativa "muy difícil"

4. (C) Rickman también trató el Caso Saiegh con el secretario de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde, quien estuvo acompañado por el Asesor Principal Rodolfo Mattarolo, y la directora nacional para Asuntos Internacionales de Derechos Humanos, Andrea Gualde. Rickman preguntó si el gobierno argentino tenía un proceso por el cual las víctimas de la ‘guerra sucia’ en la Argentina, entre 1976-1983 podían: 1) buscar reparaciones del Gobierno por los abusos de derechos humanos cometidos, y 2) buscar la restitución de los bienes incautados durante la dictadura militar.

Duhalde afirmó que el gobierno argentino tiene un proceso de reparaciones, pero no la restitución. Explicó que hay tres vías diferentes para las víctimas que buscan reparaciones:

1) para los que "desaparecieron" durante el régimen militar, se define una suma fija que se paga a los familiares,

2) para los presos políticos, en este caso el pago se calcula sobre la base del número de días que la persona fue detenida, y

3) para los niños que nacieron en cautiverio y que fueron adoptados ilegalmente por familias de militares.

También indicó que los ciudadanos que buscan la restitución de los bienes confiscados durante el régimen militar deben obtener una reparación en los tribunales.

5. (C) Rickman alienta a Duhalde a considerar el desarrollo de un proceso mediante el cual los ciudadanos argentinos cuyos activos fueron confiscados durante el régimen militar podrían buscar reparaciones.

Refiriéndose a su experiencia en el desarrollo de este tipo de procesos para atender los reclamos de las víctimas judías cuyos bienes fueron confiscados en la Alemania nazi, sugirió que habría que proporcionar a las víctimas la oportunidad de presentar sus demandas, que puedan ofrecer pruebas que acrediten su propiedad anterior, y solicitar una indemnización.

Duhalde dijo que estos problemas en la Argentina se solucionan mediante el Poder Judicial, y que la ley ofrece garantías contra la impunidad.

6. (C) Duhalde señaló que los casos de restitución son difíciles de probar debido a que la dictadura militar hizo muchas transacciones ilícitas con documentos falsos.

Rickman recordó que cuando estaba trabajando para resolver temas similares en reclamos de restitución por las confiscaciones nazis en Europa, muchos solicitantes fueron capaces de demostrar su propiedad anterior, incluso después de cincuenta años.

Matarollo dijo en tono ‘simpático’: "Eso es Alemania", señalando que Alemania es mucho mejor en los registros. También indicó que parecía que el caso del banco de Saiegh, durante la dictadura militar, fue voluntariamente liquidado y no bajo presión.

7. (C) Duhalde explicó que él siempre tuvo la opinión de que la experiencia de Saiegh fue compatible con la metodología empleada por la dictadura militar, con la discriminación ejercida contra las víctimas judías del terrorismo de Estado.

Afirmó, sin embargo, que no era jurídicamente vinculante y que "no está a mi alcance" resolver el Caso Saiegh. Opinó que el caso Saiegh es "muy difícil de resolver a través del proceso administrativo", y recomendó que Saiegh continúe su caso "a través de los tribunales argentinos".

Mattarolo indicó su simpatía o afinidad con las preocupaciones de Saiegh, y sugirió presentar una demanda contra el Estado o incluso en contra de los propios autores.

Y añadió que el Caso Saiegh no fue un caso de discriminación, debido a que la Junta Militar ejerció “una represión generalizada ".

Rickman cerró la reunión agradeciendo a Duhalde la explicación y reiterando el interés de EE.UU. en ver que el Caso Saiegh se resuelva de manera justa.

9. (U) Este cable fue aprobado por el Enviado Especial Gregg Rickman.

Wayne”.

Final del Cable.

El 23 y el 28 septiembre de 2008 me reuní con Chris y con Heidi. Volvieron a darme muy cordiales y atentas explicaciones: habían hecho hasta ese momento todo lo que estaba a su alcance, mencionaron que estaban aproximándose las elecciones y hasta un cambio posible de gobierno y que sentían que en ese momento lo todos los esfuerzos realizados ya estaban agotados.

Más adelante, ya en 2009, al estar en desarrollo las causas judiciales, la posibilidad de intervención del gobierno de Estados Unidos quedó cancelada por razones obvias.

Ese acontecimiento conmocionante, que fue la publicación de cientos de miles de documentos diplomáticos a través de WikiLeaks, dejó expuesto ante los lectores de todo el mundo la posibilidad de conocer el detalle de las gestiones realizadas por mi Caso.

Los representantes estadounidenses intervinieron por la vigencia de una ley que les manda hacerlo y por una cuestión de derechos humanos, y actuaron con atención y respeto, en gestiones a menudo muy difíciles.



Noticias Relacionadas